Menu

De hacer todo lo posible para hacer muy poco a hacer todo lo posible por solucionarlo todo.

0 Comments


Eternamente los administradores públicos han hecho todo lo posible por hacer muy poco, y esto se ha reflejado en las profundas desigualdades sociales, cambios que prometen y no se dan, mediocre protección ambiental, etc. Un alcalde dura cuatro años como administrador de un municipio, y en el mejor de los casos presentan obras e infraestructura como sus grandes contribuciones al pueblo que lo eligió. Son necesarias, claro, las obras de cemento, pero también lo que ahonde en el cambio de conciencia social.

En Funza, desde el Plan de Ordenamiento Territorial del año 2000 se dispuso la creación del Parque Lagunas del Funzhé (en el humedal Gualí). Varios alcaldes pasaron y nadie lo realizó. Pero todos – en su momento – dijeron que lo harían. Así sucede años tras año, y elección tras elección con los proyectos que cambien los paradigmas sociales. Mucha parafernalia y propaganda abunda a lo largo de cada cuatrienio.

En la actual coyuntura esperamos y hacemos buenos oficios para que las eternas promesas no queden en eso, promesas y eternas, sino que sean una realidad para el disfrute de la ciudadanía. Es así que invitamos a hacer todo lo posible por solventar las necesidades de la población en general, aminorar las causas y los efectos de la pandemia, y tomar posiciones o ejecutar acciones de fondo. Hay personas que creen que sí han hecho: que el alcalde actual sí ha hecho, y que los anteriores también. No es del todo así. Pero se puede corregir el rumbo.

Acá pasó un gobernador de Funza, prometió tanto por Funza que no dejó ninguna obra para Funza: no dejó la ciclorruta en el corredor de la muerte para los biciusuarios entre Siberia y Funza, y tampoco mejoró la vía de la calle 15 desde Funza hasta La Punta, e incluso tampoco le dejó el hospital a Funza, que pese a que se encuentra en nuestro territorio, no lo podemos manejar nosotros, sino directamente la gobernación… ¡Ah! Pero hay quienes creen que el gobernador de Funza fue el mejor e hizo muchas cosas…

De esta manera el alcalde de Funza, debe dejar a m lado el ímpetu de ser émulo de Iván Duque: en este tiempo de pandemia y de muchos Facebook live, decreta y decreta: decreta que no se puede salir los fines de semana, decreta que está entregando mercados, decreta que no se puede consumir alcohol, decreta que después de las 7 p.m. no se puede salir, y decreta que el gobernador es nuestro gran amigo. ¿Eso es hacer algo para aminorar los efectos de la pandemia? Consumir alcohol, no salir un fin de semana, hacer ejercicio con los aeróbicos dirigidos de la Alcaldía, etc., no evitará per se el riesgo de contagio del coronavirus, y tampoco su efectos sociales.

La ciudadanía pidió a gritos a la Alcaldía: que asumieran el costo de la facturación de agua y aseo. Se hizo, pero no basta con seguirlo repitiendo en cada Facebook live. Toca procurar hacer acciones nuevas.

A continuación voy a exponer sólo cinco puntos alrededor de lo que puede hacer aúnla Alcaldía, en base a las propuestas que se hicieron por este medio hace casi dos meses, y un derecho de petición que tardíamente nos contestó la administración:

  • Adecuar un refugio para población habitantes de calle, o migrantes: Es muy importante indicar que esta población no sólo corre gran riesgo de contraer el virus del COVID-19, sino que su situación de vulnerabilidad los hace vectores en potencia de la pandemia que se combate. Frente a esta solicitud en un derecho de petición que realizamos, la Alcaldía nos contestó así: “Consideramos necesario aclarar que a la Alcaldía de Funza, siempre le asiste el interés por generar y emprender acciones que garanticen el bienestar de nuestra comunidad, es por ello que siempre se ha tenido que de ser necesario, se tomarán las medidas necesarias y permitan preservar la salud y al vida de los funzanos sin distingo alguno.” Por favor re lean la respuesta. Está tomada íntegra y literalmente de la respuesta que nos hicieron. Al parecer aún falta un compromiso, o aún más, la voluntad política, para ejecutarlo.
  • Usar espacios públicos cerrados como albergue o centro de recepción de contagiados: El hospital carece de un espacio físico real para recibir las 10 camas de cuidados intensivos (UCI) que se anunciaron en semanas anteriores. A esto hay que sumarle que tenemos dos pacientes de covid en UCI. Esta situación obligaría a adaptar otros espacios que contribuyan al hospital. A manera de ejemplo, en Bogotá se adecuó Corferias para atender una buena cantidad de ciudadanos contagiados, y que no podrán ser atendidos en los centros de salud regulares. La respuesta de la Alcaldía fue la siguiente: “Reiteramos la aclaración efectuada en el numeral anterior, en lo que respecta a los intereses, intenciones y prioridades de nuestra entidad, es por ello que desde los primeros días de haber sido declarada la emergencia sanitaria en nuestro país, y aunados a los buenos oficios del señor Gobernador de Cundinamarca Dr. Nicolás García Bustos, se ha planteado y proyectado el fortalecimiento la red hospitalaria de la región y designando (sic) los espacios apropiados e idóneos para la atención de los casos que se puedan presentar en Sabana Occidente, siempre basados en las cifras dadas por los entes del orden nacional encargados de atender la declarada pandemia, sumado a las experiencias de otros estados en su lucha contra el COVID-19.” Al re leer considero que falta compromiso institucional en hacerlo. No podemos ir gateando en la implementació de soluciones, mientras el virus va en avión avanzando.
  • La Alcaldía puede contratar más personal médico para apoyar indirectamente las labores de salud del hospital. No lo puede hacer directamente, ya que el hospital es una entidad autónoma en donde no tiene injerencia el alcalde, y lo expresé así en campaña: tenemos que asumir el control de ese espacio mediante la creación de una ESE municipal. En vez que el Concejo Municipal esté haciendo sesiones extraordinarias mirando cómo cobrar el uso del espacio público, lo que es un eufemismo para perseguir vendedores ambulantes, debería preocuparse en crear mediante acuerdo municipal nuestra propia Empresa Social del Estado. La crisis en la salud así lo apremia. La Alcaldía lo único que ha hecho es un contrato con el hospital, y según nos contestó, contrató nueve personas, quienes harán visitas domiciliarias “encaminadas a la detección, apoyo y control de los riesgos potenciales en salud relacionados con el Virus Covid-19 en la Población del Municipio De Funza.” ¿La contingencia amerita contratar sólo nueve personas? Bueno, vamos 16 infectados con pruebas positivas. Y la población de Funza roza los 100 mil habitantes. Además, no ha habido ninguna contratación de tan siquiera un par de psicólogos o psicólogas, tan indispensables en el aislamiento social. Y tampoco ningún estímulo a los profesionales de la salud. Esto último puede hacerse. Se pueden contatar algunos profesionales, como psicológos y médicos, y aportar estímulos a los trabajadores de la salud, para ayudar indirectamente al hospital
  • Un alto símbolo de altruismo y auténtica resiliencia es donar. Una alcaldía no puede considerar que le resulta más fácil hacer, por ejemplo, un contrato para mercados con sobrecostos de $14.4000.000 que donar su sueldo, de un poco menos el valor de ese sobrecosto. Todos los congresistas de oposición donaron su sueldo. El gobernador del Magdalena donó su sueldo. Qué bueno que quienes gastaron millones y millones en una campaña, porque tenían buena plata y gobernador que les patrocinara, cedieran en estos momentos de crisis, de la misma manera que miles de ciudadanos lo hicieron cerrando sus negocios y no obteniendo ningún rédito económico a cambio. Centenares de personas que no recibieron, ni reciben aún, ningún sueldo. Qué bueno es saber que el sueldo obtenido por el alcalde sea donado para mercados y entregado en las decenas de casas que aún mantienen trapos y banderas rojas como símbolo de la necesidad que padecen. No nos dieron información de los destinatarios de las ayudas estatales, y si llegan al urgido es a cuentas gotas.
  • Un Decreto presidencial permite que la administración dé un paso más y pague total o parcialmente los servicios de energía eléctrica y gas. Lo está haciendo el alcalde de Pereira, e incluso en Bogotá viabilizaron un pago parcial, reflejado en descuentos directos al usuario. Hemos impulsado la propuesta y dos centenares de ciudadanos así lo han pedido con su firma. Se necesitan garantías dignas para una cuarentena, que se dio con rigidez, que aunque estamos siendo laxos en la aplicación de la misma, en cualquier momento las circunstancias naciones o mundiales, harán de nuevo obligar al aislamiento de todos los ciudadanos. Esta posibilidad simplemente no se ha analizado y no se ha dicho nada al respecto. Esto sí sería hacer algo más por atenuar los efectos sociales de la pandemia, pero no solo eso, sino promover el confinamiento digno de la sociedad.

Exhortamos, de esta maneram a la Alcaldía de Funza en el manejo de pandemia, a no usar el mismo libreto de los del volteo de tierras: hacer todo lo posible para no hacer nada (pero hacer pensar que sí). Hay que procurar pensar en grande, como de grande será la magnitud de la pandemia, menos pañitos de agua tibia, y más concreciones sociales de fondo. Por este motivo es que precisamente hicimos entrega de unas propuestas a la administración para que fueran implementadas en el Plan de Desarrollo que ya se discute en el Concejo, con una visión de atender todos los efectos del coronavirus, por encima de la estructuración de obras de cemento. Por el bien de toda la comunidad, la administración debería procurar hacer todo lo posible para tratar de controlar todos los efectos adversos de la pandemia. Los predecesores han hecho todo lo posible por hacer muy poco, ¿será la actual administración la excepción o la regla?

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *