Menu

En Funza es necesaria la Política de empleo, transición económica, formalización laboral, y acompañamiento al vendedor ambulante, informal y al comercio en general

0 Comments


A propósito de la discusión sobre vendedores informales y/o ambulantes en Funza, un par de concejales se han destacado con algunos comentarios, porque en medio de su ignorancia de la Ley y la norma constitucional de atención al migrante, al desplazado y al vendedor ambulante, han enunciado comentarios xenofóbicos y fascistas, que no corresponden a la dignidad que ostentan. Hablo de Nilson Leonardo Díaz, del partido MAIS (de gobierno en Funza), y Marco Tulio Bernal (Cambio Radical, gobierno), hijo del homónimo procesado por volteo de tierras.

Los comentarios de los dos concejales van en el sentido de invisibilizar la problemática en Funza, señalandola de ser un problema ajeno a nuestro municipio. Y no es así.

A ellos y a la población en general, les deseo presentar un resumen de un estudio adelantado, con cifras, y que permitiría elaborar una política de empleo digno en Funza.

En Funza hay 90.854 habitantes, de acuerdo al DANE 2018. De esta población, hay dos rangos de edades que son los más considerables en el municipio: habitantes que oscilan en las edades de 20 a 24 años; y habitantes entre 35 y 39 años. Es decir, la mayor cantidad de la población está en edades laborales, o potencialmente activa, de acuerdo a la nomenclatura que se le da.

El Dane, dentro de las preguntas de su último censo, incluyó algunas que pueden ser orientadoras sobre la ocupación laboral de la población. Por ejemplo, de acuerdo al mapa virtual de la entidad, respecto de la pregunta “¿Qué hizo durante la semana pasada?”, entre un 5,1 al 8% de los encuestados en Funza respondió que “buscó trabajo.” En el caso de Funza, la población potencialmente activa (la que se encuentra en el rango de edad de entre 15 y 59 años) es el 67,91% del total de los 90.854 habitantes, es decir 61.515 personas. Si tomamos este número, y le sacamos el mínimo de 5,1%, tendríamos 3.137 personas funzanas que estuvieron buscando trabajo, o son desempleadas.  

Aunque no hay cifra exacta del porcentaje de empleados y desempleados en el municipio, lo cierto es que la cifra que manejaba el DANE – en enero – era de un 13% de desempleo a nivel nacional. Si extrapolamos esa cifra a nuestro territorio, el número de desempleados en Funza podría ser hasta de 7.996 personas. La operación es la misma que la hecha antes. Sacar la población activa y a esta sacarle el 13%.

Entonces, en síntesis, sabemos – con certeza – que mínimo hay 3.137 personas funzanas desempleadas y en busca de trabajo, y la cifra podría ser de 7.996, de acuerdo con la media nacional. Los desempleados son, a su vez, trabajadores informales en potencia, es decir cualquier habitante de nuestro municipio, debido a la precariedad laboral, podría convertirse el día de mañana en vendedor ambulante y/o informal, y no por eso debe dejar de lado sus derechos humanos, económicos y sociales.

Como lo acabo de mostrar, acá no se puede ocultar una problemática de carácter nacional con comentarios de odio, y sin que los concejales que son los responsables de impulsar políticas públicas locales, asuman su rol. No digan más mentiras. Es urgente promover, vía acuerdo municipal, una política de atención, formalización laboral y acompañamiento de transición al vendedor informal o ambulante, que cumpla lo dispuesto en la Sentencia C-211 de 2017 de la Corte Constitucional, y la Ley 1988 de 2019, que es justamente la que define los lineamientos de cómo establecer esta política pública.

Apenas se han hablado de 142 vendedores ambulantes funzanos “censados”, de acuerdo a cifras extraoficiales de un estudio adelantado de manera particular por el concejal Edwin Zuluaga. Por supuesto es necesario que la Alcaldía de Funza realice el auténtico censo oficial y público, sin xenofobia, de quiénes son los vendedores ambulantes y/o informales, su lugar de residencia y su aspecto socioeconómico familiar (por ejemplo, cuántas personas dependen de su trabajo, etc.).

En aras del Acuerdo de voluntades, que firmamos en su despacho, le solicito al alcalde Daniel Bernal que de manera urgente activemos un protocolo de atención a vendedores ambulantes y/o informales. Comencemos a construir mancomunadamente en Funza la Política de empleo, transición económica, formalización laboral, y acompañamiento al vendedor ambulante, informal y al comercio en general, a través de un Acuerdo municipal. Esto en conjunto con la necesidad de tener un Instituto del Trabajo, que permita poseer herramientas legales para el acompañamiento al empleado funzano en el comercio, la empresa y la industria asentada en nuestro municipio, entre otras actividades que posibiliten que el municipio sea un referente en la materia a nivel nacional.

Todo ello con miras a evitar la informalidad, y por ende la persecución a los vendedores informales y/o ambulantes. Una política pública que no puede ir dirigida sólo a 142 personas, por ejemplo, sino que prevea que pueda haber casi 8.000 ciudadanos funzanos desempleados. Se trata de ser prospectivo y no de atacar el fuego con pañitos húmedos fríos.

*Guillermo Andrés Castro, presidente del Polo Democrático Alternativo de Funza, partido político declarado en oposición en el municipio*

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *