Menu

Poca participación de la mujer en la política electoral en Funza (y el país)

0 Comments


La participación política de la mujer en el campo político electoral en Colombia, aunque ha ido creciendo, sigue siendo escaso, y aún más ausente la plena representatividad en las corporaciones públicas. Comenzando por nuestro municipio, las mujeres que actualmente ocupan el Concejo Municipal, es pequeño, en relación al número de hombres: cuatro mujeres, mientras hay 11 concejales. Inclusive, antes de las últimas elecciones en el 2015, el número de concejalas era de 5, 33% de la corporación pública. Hoy, las mujeres representan el 27% en el Concejo Municipal.

Hace cuatro años, la única lista al Concejo integrada mayoritariamente por mujeres, fue la del Polo Democrático Alternativo; y parece que la tendencia podría seguirse dando, toda vez que ya anunciamos desde el PDA Funza el día de ayer que la lista al Concejo estará encabezada por una mujer. Sin embargo, una pregunta importante que hay que desarrollar es si las mujeres, que son el 51% de las votantes, no se postulan para ocupar cargos públicos, desde una posición alternativa, que no implique apoyar a los mismos partidos políticos, cómo se pretende tener una representación más amplia en espacios, como el Concejo municipal, e inclusive en el Congreso de la República.

Pese a que por Ley, los partidos tienen la obligación de mantener una cuota de género de mínimo el 30% en sus listas a los cargos de elección popular, no uninominales, las cifras de mujeres, por ejemplo, electas hace un año al Congreso de la República, no son porcentajes muy abultados. Miremos: de 108 senadores, 23 son mujeres, o sea 21.3% del total. En la Cámara de Representantes, la repartición es aún más inequitativa: de 171 representantes, 32 son mujeres, o sea 18.7% del total. Así las cosas, el promedio de representatividad en el Congreso de la República, con ley de cuotas incluida, es de 19,7%, muy por debajo del promedio de América latina que está en 29,7%.

Además, son las mujeres por las cuales pasan las necesidades más sentidas de la población en su conjunto: la salud, la educación, la cultura, el rol de la maternidad, la misma paz, entre otras. Es la mujer la que padece, más aún siendo madre, y también como hija, los embates de un sistema de salud, que inclusive niega y no garantiza los derechos sexuales y reproductivos básicos; es la mujer que ha padecido horrores de la guerra, como hija o como madre; en la cultura, como objeto sexual; y así sucesivamente.

Con este balance, hago una extensiva invitación a que las mujeres se empoderen de su rol político; postularse en partidos políticos que les abran, con realidad, las puertas al cambio, y en Funza no son los partidos tradicionales, llenos de hombres y concejales masculinos. Aportar a un cambio en nuestro país, lo podemos hacer desde Funza. Hay que subir el número de mujeres alternativas en el Concejo Municipal. Usted puede ser parte del cambio, no sólo votando por una mujer, sino también postulándose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *