Menu

Nos debemos unir para construir una Coalición Colombia Humana

0 Comments

Hoy, más que nunca, podemos sacar a los corruptos del poder. Lo peligroso es que ellos ya se vienen moviendo a punta de asesinatos a líderes sociales, represión al movimiento social, allanamientos injustificados, desinformación, alianzas con mafiosos y fuerza pública esbirra. Se necesita mucha fuerza y voluntad para que ni los uribistas, ni los santistas, lleguen al congreso, y mucho menos a la Presidencia.

A medida que se acerca el día de las elecciones al Congreso el próximo 11 de marzo, y a la presidencia, el 27 de mayo, aumenta el nivel de tensión polarizante, que creó el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, quien desde sus trincheras de odio ha reaccionado con amenazas y ataques al medio centenar de investigaciones que se le adelantan y le sindican de todo: corrupción, paramilitarismo, compra de testigos, etc. Al unísono, la mano negra que siempre sale a relucir en los debates democráticos, azuza con desinformación y hasta organiza grupúsculos de vándalos para saquear supermercados, con sistematicidad, violencia manifiesta y mentiras. Les sirve para ocultar las sindicaciones que se le hacen al siempre denominado No. 1, y para azuzar la guerra sucia contra un candidato presidencial que viene adquiriendo apoyo popular.

No hay que ser ingenuos: los saqueos a los supermercados ocurridos hace horas, que tuvieron el mismo comportamiento criminal de sus participantes, no fueron espontáneos en ninguno de los ocho municipios de Cundinamarca; y de igual manera, ni en el Tolima, ni en Quindío, ni en Bogotá. En Facatativá, la acción vandálica promovida por los sectores de la derecha colombiana, ha servido como excusa para atacar al auténtico movimiento social que hoy se pretendía movilizar en contra del alza de las tarifas de servicios públicos. Esa ciudad, justamente, se encuentra militarizada y con órdenes de no permitir ningún tipo de aglomeración ciudadana. Pero también le ha servido a los intereses de la élite del departamento, justamente hoy que los maestros se congregan en el gran paro nacional, y los de este territorio se concentran, con temor de ser atacados, en la Gobernación de Cundinamarca.

Al mismo tiempo que los vándalos organizados y promovidos por la derecha hacían de las suyas, circularon más amenazas en todo el país contra líderes sociales, uno de ellos Domingo Tovar, candidato a la Cámara por Sucre, y fórmula de nuestro senador campesino Alberto Castilla en ese departamento. Y han circulado informaciones mediáticas malintencionadas, como la expresada esta mañana por Darío Aryzmendi, que dictaminó severamente que los saqueos podrían ser pan de cada día si llega al poder un hombre como Gustavo Petro. También se conoció que la sede de la Asociación Social Comunidad y Vida, cercana al Congreso de los pueblos, fue allanada por la Policía, el pasado viernes, con robo de información de las autoridades en esta sede. Saqueos, allanamientos, estigmatizaciones, amenazas, todas tienen una misma raíz profunda, que se incrusta en los intereses de quien hoy de nuevo es investigado por la Corte Suprema de Justicia, y quien no pudo estigmatizar el destacado trabajo legislativo y de control político del senador del Polo Iván Cepeda.

Para defender las bases de una democracia real, y construir un nuevo país, equitativo, en paz con justicia social, los sectores alternativos, de izquierda y de centro que sean progresistas, nos debemos unir para construir una Coalición Colombia Humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *